Publicidad
Ver también
  • La gripe
  • Lupus eritematoso
  • El sida
  • Tuberculosis
  • Medicamentos antiinflamatorios
  • Fiebre mediterránea familiar
  • Estudio y diagnóstico dental
  • NoticiasEl consumo de alcohol moderado parece proteger frente al ictus isquémicoSin embargo, y dado que podría aumentar la probabilidad de sufrir un ictus hemorrágico, es posible que el efecto protector frente a los accidentes cerebrovasculares sea nulo...Los jóvenes, en el punto de mira del ictusCada año más de 1.000 pacientes menores de 56 años sufren un ictus sólo en la Comunidad de Madrid...
    Leer todas

    PUBLICIDAD

    Pericarditis

    PUBLICIDAD



    Definición

    La pericarditis es una enfermedad inflamatoria que afecta al pericardio que es la cubierta exterior del corazón. Es una enfermedad frecuente entre adultos de 20 a 50 años tras infecciones virales, pero puede aparecer a cualquier edad.

    Causas

    La pericarditis generalmente es debida a infecciones virales, entre ellas las producidas por el virus ecovirus, el virus coxsackie, el virus de la gripe y en ocasiones por el virus del SIDA (HIV).

    En ocasiones puede ser una infección por bacterias y se produce una pericarditis purulenta y en otras ocasiones más raras puede ser una infección por hongos.

    También puede producirse una pericarditis como síntoma de otras enfermedades generales como en el cáncer, enfermedades autoinmunes (lupus), tuberculosis, fiebre reumática, incluso en el hipotiroidismo.

    Las enfermedades cardiacas también pueden producir pericarditis como por ejemplo en el infarto de miocardio o en las miocarditis.

    Los tratamientos con radioterapia del tórax y el uso de inmunosupresores también pueden producir una pericarditis.

    En los traumatismos o por cirugía torácica se pueden producir cuadros de pericarditis Incluso hay pericarditis sin causa aparente o pericarditis idiopática.

    Síntomas

    La pericarditis aparece con los siguientes síntomas:

    • Dolor punzante en el pecho que mejora al sentarse o inclinándose hacia delante.
    • Este dolor empeora con la respiración y al acostarse, con la tos y al comer.
    • El dolor puede irradiarse al cuello, al hombro, a la espalda o al abdomen.
    • Aparece una disnea o dificultad para respirar, sobre todo al estar tumbado, mejorando de pie.
    • Surge una tos seca.
    • Hinchazón de tobillos, pies y piernas.
    • Ansiedad.
    • Fiebre
    Diagnóstico

    En un paciente con estos síntomas el médico al auscultar percibirá un roce típico del pericardio y en cambio los ruidos cardiacos se pueden percibir como apagados.

    Si la enfermedad es avanzada, puede haber ruidos crepitantes a nivel pulmonar, disminución del murmullo ventilatorio pulmonar, o incluso un roce pleural.

    Si en el desarrollo de la pericarditis se ha acumulado líquido en el saco pericárdico se podrá ver en:

    • La radiografía de tórax
    • Ecocardiograma
    • Resonancia magnética nuclear o Escaner de tórax
    • Gammagrafía

    En estas exploraciones se apreciará el aumento de tamaño del corazón , la aparición de líquido en el pericardio o incluso signos de conicidad como una cicatrización y contractura del pericardio (pericarditis constrictiva).

    En el electrocardiograma aparecerán alteraaciones casia siempre y puede ocultar los cambios que se producen en el ECG de un ataque cardíaco. Por ello es necesario realizar análisis de marcadores de infarto cardiaco en la sangre como la CPK y troponina I.

    Además ya se suelen hacer otras analíticas para hacer un diagnóstico:

    • Hemocultivos seriados
    • Hematimetría completa y VSG
    • Proteína C-reactiva
    • Punción del pericardio, con análisis químico y cultivo de líquido pericárdico.
    Tratamiento

    El tratamiento dependerá de la causa primaria, pero el tratamiento sintomático del dolor se puede hacer con antiinflamatorios no esteroides (AINEs) como aspirina e ibuprofeno y, en algunos casos, se pueden dar corticoides.

    Si hay mucho líquido acumulado se realiza una punción y evacuación (pericardiocentesis) mediante una jeringa directamente o percutánea dirigida con un ecógrafo o bien con cirugía abierta. Si es menor se utilizan diuréticos.

    La pericarditis bacteriana se tratará con antibióticos y la pericarditis causada por hongos debe ser tratada con antifúngicos.

    En caso de lesiones residuales crónicas que compriman el corazón se puede optar por realizar una pericardiectomía (corte o extirpación parcial del pericardio) .

    La pericarditis puede variar desde casos leves que se resuelven por sí solos en días o semanas hasta casos complicados y potencialmente mortales por la acumulación de líquido alrededor del corazón y el funcionamiento cardíaco deficiente. Si se atiende a tiempo, el resultado puede ser muy bueno y la recuperación, en la mayoría de las personas, toma de 2 semanas a 3 meses.

    PUBLICIDAD
    ¿Qué médico me puede tratar?
    Servicio ofrecido por abcmedico.com
    Preguntas relacionadas Hace 3 meses sufrí una pericarditis y desde entonces tengo picor en el lado izquierdo del pecho. ¿Es normal? Me han diagnosticado pericarditis y un hilio pulmonar. ¿Qué es la pericarditis? ¿Podría tener cáncer a causa del hilio?
    Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
    Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
    Compruébelo aquí.
    Acerca de | Publicidad | Criterio publicitario | Privacidad | Cuadro médico | Conozca las limitaciones de este servicio

    Actualización: Diciembre 2016

    Contacto: info@pulsomed.com